Buscamos financiación para nuestro cómic educativo Newton, la gravedad en acción.

martes, abril 19, 2011

Momentos extraños.



Desde que vivo aquí, en Filadelfia, la mayoría de las veces que nos hemos acercado al Distrito de la Universidad hemos terminado comiendo en el White Dog Café. Un sitio encontrado por casualidad, y cuya comida está tan buena que vale la pena repetir. El otro día, al ir hacia la mesa para sentarnos vi un retrato colgado en una pared. Era curioso, porque la mayoría de imágenes y cuadros que tienen son de perros (blancos casi todos, claro). Pero este era una vieja foto de una señora. Esta, concretamente:


Que no es otra que Helena Petrovna Blavatsy, a la que yo adjudiqué el papel de villana en mi álbum, Las Extraordinarias Aventuras de Nicholas Campion y Mordechai Feingold. Después me enteré de que esta mujer había vivido aquí, en Filadelfia, a finales del siglo XIX, concretamente en esa casa que ahora se ha convertido en restaurante. Un suceso casual (y, porqué no decirlo, inquietante) que me ya me ha puesto en contacto con dos de los tres personajes principales de mi cómic.

¿Cómo es esto posible? Poco saben que Nicholas Campion y Mordechai Feingold existen realmente. Por supuesto, no son aventureros del siglo XIX, son personas reales y vivas en la actualidad que no tienen ninguna relación ni parecido con los protagonistas del cómic. Yo sólo les robé los nombres.

Nicholas Campion es un historiador y astrólogo británico al que conocí hace algunos años, y que volví a ver el pasado mes de octubre. Me saludó muy amablemente y, mientras nos dábamos la mano yo pensaba "si supieras que eres el protagonista de mi último cómic"... No tengo más relación con él, sólo lo he visto un par de veces (y otras tantas en algunos documentales), pero su nombre me gustaba y por eso se lo cogí prestado.

A Mordechai Feingold aún no lo conozco, pero es muy probable que lo llegue a ver en persona en el futuro. Si he comido en casa de la Blavatsy, todo es posible...

6 comentarios:

Teri Cash dijo...

Coño, sí que es casualidad, sí... O quizá no, CHAN CHAN CHAAAN

Jordi dijo...

Eso digo yo... ahí hay algo.

J.A.Rubio dijo...

Nada es casual. El destino teje su red.

Pedro Camello dijo...

Pues a ver si se te va a pegar algo de la Blavatsy esta, que mira que decía tonterías la mujer... y el daño que hicieron luego...

Teri Cash dijo...

¿Cada cuánto deces que vas a comer ahí? Cuidadín con lo que te puedan echar... Y asegúrate de mirar la hora al entrar y al salir, no tengas lagunas.

Jordi dijo...

Hoy hemos vuelto por la universidad, pero hemos comido en un chino... Por si acaso...